Responsabilidad Social: Valores y Balance Social

“Los centros EBI están comprometidos con la creación de un impacto positivo en la sociedad”

La responsabilidad social de los centros EBI, es el conjunto de acciones que tienen repercusiones positivas sobre la sociedad y que afirman los principios y valores de nuestra Institución.

Medir el impacto de los centros EBI en la sociedad es un fenómeno complejo, multifactorial y dependiente de las dinámicas que se dan en un entorno socio-económico de continuo cambio. Hemos diseñado una metodología abierta, en constante cambio, para poder medir este impacto y valorar la influencia de las acciones del centro en los diferentes grupos de interés.

Balance Social

Balance Social y ODS

La metodología creada pretende identificar y relacionar desde un principio los valores y señas de identidad del centro (solidaridad, innovación, atención al débil, trabajo en equipo y compromiso) con los grupos de interés (alumnado, familias, personal, iglesia, redes y autoridades, sociedad y gobernanza) y los objetivos globales de desarrollo sostenible (ODS) 2030.

El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible. Cada uno de los 17 objetivos tiene metas específicas que deben alcanzarse antes del 2030.

“Somos una organización comprometida con los Objetivos de Desarrollo Sostenible”

El impacto social desde una perspectiva ética

El impacto social desde una perspectiva ética

El estudio del impacto social conlleva relacionar y evaluar el conjunto de los proyectos más significativos del centro, cada uno con sus indicadores específicos, relacionándolos en todo momento con los tres vértices del análisis comentado anteriormente (valores, grupos de interés y ODS).

La agrupación de los valores y los ODS por grupos de interés, permite contemplar las dimensiones del entorno social al que están afectando (mapa de impacto).

La perspectiva ética del estudio y la valoración de los indicadores permite enmarcar el horizonte al que se dirige la organización incluyendo en él criterios de sostenibilidad social, económica y medioambiental.