Siete consejos para aprovechar el verano de una manera educativa

¿Cómo disfrutar del verano después de un curso duro, marcado por las mascarillas y la pandemia? ¿Deberes? ¿Actividad física? ¿Salir de nuestro entorno? Son, quizás, preguntas que nos hacemos cada verano, aunque esta vez, tiene más sentido.

En primer lugar, cada familia, cada alumno o alumna deberá guiarse por las indicaciones de su tutor o tutora.  A continuación, es necesario mantener ciertos hábitos educativos -la lectura es primordial- y, en las familias, adoptar costumbres que ayuden a los niños y niñas a pensar y adquirir costumbres educativas.

De hecho, hay diferentes actividades, más o menos educativas que, en función de la edad, del niño o la niña, de su rendimiento o capacidad podrán ser muy útiles. EBI Elizbarrutiko Ikastetxeak aporta siete experiencias de aprendizaje muy provechosas para este verano.

1.- Lectura. Todos los expertos educativos coinciden en que la lectura debe ser una actividad fija también en verano. De 15 minutos a una hora, según las edades, de lectura es fundamental para que el cerebro mantenga una riqueza léxica y de comprensión.

2.- Recomendaciones del tutor/tutora. En la cuestión más pedagógica, deben ser el guion a seguir: reforzar, si así lo ha expresado el tutor o tutora, aquellas cuestiones o materias para llegar al curso siguiente de manera más segura.

3.- Juegos didácticos. Hay infinidad de juegos didácticos entretenidos, del ajedrez a las cartas, para trabajar conceptos matemáticos, léxicos, de comprensión…

4.- Cultura y deporte. Visitar un museo, una biblioteca, una ciudad… Las vacaciones también pueden ser una experiencia de aprendizaje. Sin olvidar la necesidad de hacer ejercicio, moverse, andar, nadar, coger la bici, ir al monte…

5.- Trabajos manuales. Fomentar la creatividad puede ser también un buen etxekolana. Y también divertido. 

6.- La familia es, sin duda, la mayor fuente de aprendizaje durante las vacaciones. Cualquier actividad con la familia se convierte en una lección a aprender.

7.- Hablar en un idioma extranjero cuando haya oportunidad. Tanto si hemos salido fuera como si tenemos contacto con extranjeros, es bueno practicar idiomas.