La educación no formal, las extraescolares, mucho más que pasar el tiempo

Este curso 2021-2022 vuelve la ‘educación no formal’, las extraescolares, a los centros tras el parón del año pasado. Y con muchas ganas por parte tanto de aitas y amas como del alumnado. Este gran abanico de oportunidades no es solo una manera de pasar el tiempo. Es un refuerzo con amplios beneficios, independientemente de cuál sea la actividad.

  • Reforzar conocimientos. Cuando los chicos y chicas acuden a clases de inglés, euskera o de música refuerzan los conocimientos que aprenden en clases. No solo eso. Se sienten más seguros y seguras cuando llegan al aula.
  • Trabajo en equipo. Es muy importante que los niños desde bien pequeños aprendan a trabajar en equipo. Cooperación, compañerismo o tolerancia son algunas de las cualidades que aprenderán en este tipo de actividades.
  • Socialización. Aprender a relacionarse con otros niños y compartir ideas y juegos.
  • Organización. Los niños desde pequeños aprenden a organizarse y a planificar mejor su tiempo.
  • Mejora la salud, tanto física como emocional. Para los niños será una motivación realizar esa actividad después del colegio. Además, ayuda a prevenir enfermedades infantiles como la obesidad y les ayuda a quemar energía.
  • Aprenden otras formas de expresarse. Las actividades artísticas como pueden ser la pintura, la música o la danza, entre otras, les enseñan diferentes maneras de relacionarse y expresarse con los demás.
  • Aumento de la confianza en sí mismo. Realizar este tipo de actividades aporta a los niños un estímulo en la creatividad y destrezas orales y manuales, que le servirán en un futuro.